El Puente de Brooklyn

Poco se podía imaginar el ingeniero John Augustus Roebling que el gran proyecto de su vida se convertiría en uno de los símbolos de Nueva York.

Puente de brooklyn

El Puente de Brooklyn

Concebido para servir de unión entre Brooklyn y Manhattan, entonces ciudades independientes, se gestó como una de las grandes obras de la ingeniería americana de finales del siglo XIX. Su finalización en el año 1883 permitió mejorar las comunicaciones entre ambas zonas, evitando los problemas que ocasionaba cruzar el río East en barco, en especial cuando se congelaba.

Sus 1825 metros de longitud hicieron que se distinguiera como el puente más largo del mundo durante sus primeros veinte años. Por otro lado, es considerado como uno de los monumentos emblemáticos de la ciudad, representando la contribución de la inmigración a la creación del país.

Brooklyn Bridge

El Brooklyn Bridge acaba de cumplir 130 años

Actualmente, lo atraviesan alrededor de 150.000 vehículos a diario. La calzada, dividida en tres carriles para cada sentido, se eleva 40 metros sobre el nivel del río.

Al Brooklyn Bridge le rondan infinidad de anécdotas y curiosidades, como el peculiar desfile circense que protagonizaron veintiún elefantes para demostrar su resistencia y tranquilizar a los habitantes de la ciudad, que creían que una puente tan largo no podía ser seguro.

Un buen consejo

En la parte superior del puente, hay un carril donde se puede pasear a pie o en bicicleta, limitándose la circulación de peatones y ciclistas a las zonas señalizadas. Hoy en día, caminar por esta plataforma constituye una estupenda manera de disfrutar de una de las vistas más espectaculares de la ciudad, concretamente del sur de Manhattan.

Situación

Entre Park Row (Manhattan) y Cadman Square (Brooklyn).

Cómo llegar

Metro : Líneas 4, 5, 6 (Verde) y hasta Brooklyn Bridge – City Hall Station