Dónde comer en Nueva York

Hablar de Nueva York es hablar de las maravillas que ofrece una ciudad cuya dimensión cultural y recreativa trasciende las expectativas más elevadas. La ciudad de las infinitas posibilidades lo tiene todo y por ello, aquellos que tengan la suerte de recorrer sus arterias, se deleitarán con sus especialidades más simples, pero que a la postre han sido y serán las más demandadas y sabrosas.

Imitada por todas las demás grandes urbes del mundo, Nueva York también seduce por su fabulosa comida. La gran manzana constituye una deliciosa fusión de culturas y por ello, entre su oferta gastronómica se puede encontrar de todo. Y es que es sabido que en ella se localizan algunos de los mejores restaurantes del mundo, sea cual sea la cocina que se ofrezca. No en vano, Nueva York recibe visitantes de todo el mundo y todos vuelven satisfechos, en todos los sentidos imaginables y el del gusto no iba a ser menos.

Comer en Nueva York - Nathan´s

Nathan´s, un clásico de los perritos calientes

Platos típicos con nombre propio

Tanto si tenemos prisa como si no, será posible encontrar la comida típica de la ciudad. Y es que entre las diferentes calles se pueden encontrar puestos ambulantes que incitan con sus sabrosas apuestas rápidas como los famosos pretzels. Este bollo en forma de lazo y de origen alemán es un clásico que se puede comer en cualquier rincón de Nueva York y los sirven tanto en versión dulce como salada. Pero, vayamos por partes antes de que se nos haga la boca agua…

La carne es el ingrediente favorito de los neoyorquinos y por eso, un suculento bistec puede ser una maravillosa elección, si se hace en el lugar indicado, como por ejemplo en el Club A Steakhouse, ubicado en Manhattan.

Pero lo que uno no debe perderse -además de la famosa Estatua de la Libertad– son los clásicos de la comida rápida. Y es que por manidos que puedan parecer en principio, son mucho más de lo que en apariencia uno puede pensar. Especialmente, si se comen en los lugares indicados. Sorprendámonos con lo que unos pocos ingredientes pueden hacer por nuestro paladar y lograr que las calorías dejen de importarnos…

Burger, Hot Dog y Pizza, los imprescindibles

La Pizza, un clasico de Nueva York

La Pizza, un clasico de Nueva York

Los perritos, las pizzas y las hamburguesas tienen gran peso gastronómico en Nueva York, así como una extensa tradición.

Comenzando con las pizzas, conviene saber que existen dos estilos: la Chicago style –masa gruesa y abundante queso- y la New York Style –más fina, crujiente y que se puede comer perfectamente sobre la marcha- pero ambas deliciosas a cualquier hora. Parece que Di Fara se ha granjeado una excelsa fama entre los amantes de este redondo platillo y muchos neoyorquinos se desplazan a Brooklyn, para nosotros quizá el barrio con las mejores pizzerias de la ciudad, para disfrutar de su sabor, pues es sin duda la mejor pizza de Nueva York. ¡Igual que las colas! Pero merecerá la pena la espera. Entre las mejores y muy sabrosas tenemos también las de Lombardi´s Pizza, famosa por ser la primera pizzería de la ciudad, Kesté Pizzeria y las de Grimaldi’s, cuyo encanto reside en su cocción en horno de carbón.

Ahora que la boca se nos ha hecho agua, pensemos en las hamburguesas. El Shake Shack, del Madison Square Park es todo un clásico: un quiosco ubicado en el cinematográfico parque donde degustar deliciosas hamburguesas tradicionales con carne ecológica por menos de 15 dólares. También podemos visitar establecimientos del Shake Shack en otros puntos de Manhattan sin necesidad de hacer colas interminables.

Imperdibles serán los bocados en Corner Bistro, donde nos espera la mejor hamburguesa gourmet de Nueva York. En Burger Joint también se sirven excelentes hamburguesas y a un precio razonable. Otro local concurrido es The Spotted Pig. El toque especial lo da el queso roquefort. Una hamburguesa con más glamur, si cabe, se encontrará en el Burger & Barrel. ¡Será útil saber que su precio también lo tiene!

Si preferimos los perritos, no tendremos que andar mucho, pues los puestos callejeros abundan y muchos de ellos nos sabrán de maravilla. Pero si buscamos un perrito especial, hay que acudir sin falta al Papaya King y al Gray’s Papaya. Y los que tengan prejuicios con los ingredientes, no deben perderse el Dogmatic, donde todo es orgánico y la ternera ha sido alimentada con pasto. Katz’s Delicatessen ofrece también espectaculares perritos de carne de gran calidad a precios muy competitivos. En Coney Island encontramos a uno de los loscales con más historia, el famoso Nathan´s. Finalmente, The Smoke Joint es otro local muy especial donde se elaboran perritos con carne ahumada asada lentamente.

¡Y de postre, un buen helado!

Heladeria Nueva York

Helados artesanales en Nueva York

Otra de las grandes tradiciones que los italianos se llevaron a la gran manzana junto a la pizza y la pasta. Helados artesanales de calidad aderezados con canela y pétalos de rosas se encontrarán en Il Laboratorio del gelato. Y más artesanía italiana nos ofrece Grom, con frutas orgánicas y muchas, y dulces, calorías… Otros nombres célebres son Cones, Ice Cream Artisans en el West Village, el Big Gay Ice Cream, el Mia Chef Gelateria o el Ice Cream Factory de Brooklyn donde además de un fabuloso helado, podemos sentarnos a disfrutar de unas buenas vistas del skyline de Manhattan.

 Más restaurantes de Manhattan

La fusión culinaria es la nota distintiva de los restaurantes de Manhattan. Sin duda un lujo para aquellos que busquen algo más. Así, en Madison o en la Sexta Avenida podremos disfrutar de los mejores restaurantes de la ciudad. Unos cuantos nombres basten para tener una idea de lo que nos espera. Así, Harry’s Restaurant, So Long Saloon, Wahoo Fire & Ice Grill y 4 Olives Restaurant and Wine Bar constituyen las mejores opciones del momento, dada la gran oferta que se ofrece.

Desde la clásica ensalada Waldorf hasta el más tierno y jugoso bistec, especialidades favoritas de cualquier buen neoyorquino… O, ¿por qué no? Cedamos a los irresistibles brunch y no contemos las horas sino los deliciosos bocados de un almuerzo-desayuno infinito en una ciudad que es toda una tentación.
Con unos menús como estos, rendirse será obligatorio. Y de la tierra de las manzanas, al paraíso. Comer en Nueva York será como besar el cielo.